Canariadas

Es inevitable. Lo intento, pero no puedo luchar contra ello. El lenguaje es fruto de la vida en sociedad y a mí se me pega todo con una facilidad pasmosa, muchachos. Trato de no dejarme llevar por los dejes y las muletillas locales, pero son irresistibles. Por eso quiero compartir con ustedes mis mayores canariadas, contagiadas en mis primeros 10 días en la isla. Esto se lo cuento, no se vayan a sorprender, delante de un juguito de mango, en el Tagoror, una terracita cerca de casa que estoy frecuentando porque me inspira y me relaja. Me vieron entrar con las cholitas y el pelo mojado y uno de los camareros me preguntó: “¿Pero no volvía a trabajar hoy?”. Le contesté: “Claro mi niño, es que yo trabajo aquí, en el Tecina”. Es un lugar fabuloso y los camareros son encantadores.

Advertisements
Categories: Typical Gomero | Tags: , , | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: