¡Sonríe!

Personitas que vienen y van, que suben y bajan del tren de nuestras vidas. Personas que llegan, nos besan y se van, dejándonos un sabor dulce en los labios. Gente que viene, nos mira a los ojos, deja caer una bofetada y se marcha. Cuánto aprendemos cada día, cuánto amamos, cuánto reímos. Cuántos motivos para estar agradecidos. Qué suerte.

Elijo a cada una de las personas que hoy abrazo dentro de mi burbuja personal día a día para, a través de ellas, completar el puzzle de mi vida. Qué hermoso irse a dormir cada noche con la sensación de plenitud que produce sentir tanto amor.

Mi madre. Mis amigos. Mis amigas. Mis Amigas. A pesar de la distancia, los lazos caracolean y se mantienen fuertes, a través del teléfono, del whatsapp, del mail o el blog. Incluso a través de las postales.

El martes fue un día para olvidar. Llevaba 8 días seguidos trabajando sin descansar, sin Christina, me dolía muchísimo todo el cuerpo y tenía que trabajar de 9 de la mañana a 7 de la tarde. A las cinco estaba ya hecha polvo. Me llamó el director: “A las 18h tiene usted al grupo para hacer la visita al hotel. Aha, muy bien. ¿Y la cena? ¿No cree que también debería cenar con ellos?”. Me hundí. Me encogí de hombros. Si hay que hacerlo, voy a hacerlo, pero contra la rabia y la impotencia no puedo luchar.

Salí de la oficina un momento y Hari, mi compañera de recepción, me vio la cara y me preguntó si estaba bien. Punto de inflexión. Empezaron a temblarme los labios y exploté en un mar de lágrimas. Me dijo: “Ve al baño, tranquila.” Lo eché todo fuera y volví a mi oficina. Al ratito me llamó Juani desde la recepción. Estaban Hari y ella detrás del mostrador con Andrés, marido de Juani y botones. Me acerqué con los ojos como dos pimientos… “¿Qué pasa?” y los tres se miraron y sacaron un paquete de Maltesers con una nota que decía: “El chocolate sube el ánimo. ¡SONRÍE!”. Qué bonito ¿no?

Fue un día jodido y eterno, pero ese pequeño gesto me dio la vida. No lo olvidaré nunca. He puesto la notita al lado de mi mesa para sonreír, a pesar de que no haya chocolate, en los momentos en los que sienta que las cosas no van todo lo bien que deberían. Muchas gracias. Gracias por tomarme la mano. Gracias por darme una palabra de aliento. Gracias por mirarme y sonreír. Gracias a la vida por darme compañeros como Hari, Juani y Andrés y gracias por todas las personas maravillosas que llegaron a mi vida para quedarse.

Advertisements
Categories: Personas y personajes, Sensaciones | Tags: , , , | 1 Comment

Post navigation

One thought on “¡Sonríe!

  1. L

    Postales? Qué anticuado!! Pero quién las envía hoy en día?? :-p

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: