Mi Sueño Hippie – 1ª Parte

Este fin de semana bien podría haberse titulado “Qué bello es vivir” o “Con la muerte en los talones”… o no. Lo que sí es seguro es que pasará a la historia como un fin de semana cualquiera, en una vida cualquiera, sin que nadie sea realmente consciente de todos los peligros y aventuras que viví.

Sí, me siento muy Sue Charlton en Cocodrilo Dundee… y para que no penséis que trato de hacerme la interesante o que exagero lo más mínimo, paso a relataros mi historia, que provisionalmente he titulado: “El sueño hippie está bien… pero como sueño“.

Llenamos un bidón hermético de alimentos: frutos secos, cous-cous, fruta, agua, leche, cereales, café, patatas… Doblamos la colchoneta en un rollo lo más estrecho posible. Metimos en una bolsa algo de ropa, las gafas de bucear, aletas y dos sacos de dormir, un caldero, vasos y platos de plástico y el fusil. Nos pusimos los bañadores, cogimos los remos, dos toallas y atamos el kayak a la baca del coche. Llegamos a la playa y preparamos todo en la orilla para, con la siguiente ola fuerte, tomar el mar.

Remamos, remamos, remamos. Pasamos el Club Laurel, el hotel, la playa de Tapahuga, la playa de En Medio, la de Chinguarime y llegamos a Salvado. “Espero que la cueva princesa esté libre. ¡Es la mejor!“… Y estaba libre. Subimos todas las bolsas hasta la cueva y alejamos el kayak de la orilla. “Vamos a pescar”. Yaron se puso los guantes, las aletas y las gafas con el tubo. Yo mis gafitas con mi tubo y me dejé llevar por él, que con sus aletas iba súuuuper rápido. Lo vi bajar dos veces hacia las profundidades hasta casi, casi perderlo por completo de vista. Entonces me dijo: “Si estás cansada, puedes subir aquí y esperarme en estas rocas”. Hm, vale.

Nadé hasta la orilla. Esperé que llegara una ola para aprovechar el impulso y subirme a la roca con mayor facilidad. Una vez sobre la roca, me di cuenta de que era una roca aislada, y que para llegar a tierra firme necesitaba cruzar un par de metros en los que cada ratito entraba el mar, rompían las olas y se formaban unos remolinos espantosos. Cuando sentí que el mar bajaba en este tramo, empecé a caminar, con tan mala suerte que justo cuando había avanzado la mitad, entró una ola y me empezó a desestabilizar. Finalmente con el efecto desagüe me chupó hacia abajo, raspándome el muslo, el cachete y envolviéndome en un torbellino que me alejaba de la orilla y hacia el fondo. ¡Tragué tanta agua!

Luchaba por salir a flote y evitar golpearme la cabeza contra las rocas alrededor. Cuando por fin logré recuperar el aliento y flotar sin ser víctima de las corrientes, vi que estaba ya lejísimos de la orilla y opté por nadar sola de vuelta a la cueva.

Cuando llegué estaba en estado de shock. Me sangraban los raspones que me había hecho, además me escocían y tenía los niveles de adrenalina disparados. Para calmarme me comí media bolsa de almendras y esperé a Yaron junto a la playa, con los ojos cerrados. Entonces me acordé de la canción de El Muelle de San Blas y de la de Mecano de Naturaleza Muerta y me puse a pensar que igual no volvía y yo me quedaba ahí para siempre y los cangrejos me morderían los dedos de los pies y… bueno… Al final si volvió. Llegó acojonado, porque según se acercaba a la playa me veía ahí tirada, inmóvil, como si me hubiera caído de la cueva y me hubiera quedado tiesa.

Le conté mi aventura personal y me dijo: “No te vuelvo a dejar sola, lo siento, se me olvida que eres de Madrid“. Nos secamos, hicimos fuego y cocinamos los pescados que él había traido: Una vieja y dos catalufas. Salsa de soja, tjina, almogrote, cervecita y papas guisadas, y mientras cenábamos,  se escondió el sol detrás de la lomada, tiñendo el cielo de rosa y naranja y salpicándolo de estrellas. Yo me dormí enseguida, agotada con tantas emociones, arrullada por el murmullo de las olas y el tintineo del reflejo de la luna sobre el mar…

(continuará)

Advertisements
Categories: Sensaciones, Typical Gomero | Tags: , , , | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: