¡¡Vamos a morir todos!!

10:04

Vero y Mara salen de Playa de Santiago, rumbo a La Villa, para después subir a almorzar a la playa de La Caleta, en Hermigua.

Mara: Joder, esto parece Transilvania. Qué miedo. No había visto niebla tan densa ni en Letonia. Menos mal que me conozco la carretera y sé dónde están las curvas cerradas y los precipicios… Buf. Como nos piñemos, ya verás… En fin. Uy, la revisión de los frenos. Bueno, a la vuelta de Madrid. Dios, ¿por qué no para de meterse conmigo Vero? Qué tensión. Si total, no pasa nada. Al final todo sale bien. La la laaa…

Vero: Mara es una kamikaze, ha caído el diluvio del milenio, las carreteras son todas, absolutamente todas, una sucesión de curvas y con las lluvias ha habido un montón de desprendimientos, por lo que no sólo hay que sortear un carreterín estrecho, sin arcén, con curvas y vistas a un precipicio sino que encima hay que esquivar pedrolos cada poco. Si esto era poco peligroso, la niebla en la zona alta es absolutamente espesa, no dejando visibilidad más allá de un metro delante nuestra… Pero ¿acaso esto le da miedo a Mara Maravillas? ¿Acaso teme morir en una carretera gomera como su copiloto? Noooo…. Ella lo único que exclama es “Wooow, qué bonito, con la lluvia está todo súper verde, ¡¡Parece Jurasic Park!! ¡¡Si me sale un dinosaurio, ni siquiera me asustaría!!!

14:10

Vero y Mara paran en Hermigua, en un bar, para preguntar por dónde se va a La Caleta. “Hay que dar la vuelta a la montaña y ahora está peligroso, chicas, pero si queréis ir, es por allí”.

Vero: “Está peligroso”, Mara, han dicho que está peligroso. “Baaaahh… me río en la cara del peligro, ha ha ha, aquí lo que pasa es que la gente tiene muy malos coches” exclama Mara, mientras se aferra a su pequeño Fabia… ahá… su Fabia, coche absolutamente adecuado para las montañas desprendidas…. Vamos a morir, he venido a esta isla a morir.

Mara: Qué acojonada está la Vero, pero ¿por qué? Si es que dicen que está peligroso porque los coches de aquí son una mierda, con este Skoda vamos al fin del mundo. Uy, cuántos desprendimientos. Y las riadas de barro por la carretera… Joder, espero que no me patinen las ruedas. La verdad que acojona un poco… Venga, con cuidadito. Seguro que mola un montón. Tiene que ser un restaurante precioso, por lo que dice todo el mundo. Me encantan las aventurillas así. Ji ji ji.

14:26

Vero y Mara llegan a La Caleta, se bajan del coche en mitad del diluvio y caminan hasta la playa.

Mara: Hostias, que esto es un chiringuito y no hay dónde sentarse… Bueno, al menos no somos las únicas. La Vero no me deja beberme dos Doraditas y mira el alemán ese, que no para de pimplar, ese sí que debería relajarse un poco… Vamos a comer. Uuuyyy, cómo caeee. Piedras y todo rodando para la playa. Madre de Dios. Pero venga, hay que sonreír, que suficiente acojone tiene la Vero encima. Mmmm, muy ricas las croquetas de atún, sí señor.

Vero: Llueve. Mara, llueve. Esto es un chiringuito, no hay nada cerrado, ¿tú sabías que esto era un chiringuito? Ummmm… no. Las mesas de la terraza están inundadas, la única opción es tomar algo en la barra bajo el tejadín del bar…. Mara pide dos Doradas. Mara por dios santo, no bebas que necesito con todas tus facultades a lomos del pequeño Fabia. Al rato Mara pide otras dos Doradas. Va, a tomar por saco, me doy a la muerte Gomera, si he de morir, que sea con unas croquetas de pescado gomero con mojo verde, almogrote y Doradas en mi interior.

15:07

Vero y Mara pasan múltiples obstáculos por la carretera que ha empeorado notablemente con la lluvia torrencial de la última hora… Vero va haciendo fotos de todo alrededor. Es impresionante.

Vero: ¿Empeorado notablemente? Durante la comida no ha parado de llover, caían ríos y ríos de agua arrastrando barro, piedras y ramas de los montes. Lo que antes era una carreterita peligrosa ahora es un camino lleno de barro, piedras y rocas en mitad de todo. Avanzamos un par de kilómetros temerarios rozando la muerte hasta que Mara esquiva un barranco… sumergiendo el pequeño Fabia en una piscina de barro… yeah… ¿hay que escarbar? Pues al barro vamos las dos mozas…

Mara: Qué bien, parece que Vero se ha relajado. Yo voy con mucho cuidado para que no se asuste más, que encima ella va del lado del precipio. Joder, qué miedo da esta parte, voy a meter el coche más padentro de la montañaaaaayyyy. Verooo ¿por qué te bajas del coche? ¿Cómo que vas a hacer más fotos? ¡Que nos hemos quedado atascadas aquí! Ay joder. El plan es sencillo, pero hay que actuar con rapidez. Vamos a cambiar el cauce del río para que no siga bajando barro y enterrando más el coche. Luego escarbamos el lodo alrededor de las ruedas y ya lo tenemos. ¡VAMOS!

15:38

– ¿Tienes algo para ayudarnos a quitar el barro?

– Sí, claro!!

– ¿El palo de la sombrilla? Joder. Ay, encima no me tires el barro encima, perra!

– Lo siento.

– Mara, intenta moverlo otra vez.

– Va.

– Paraaa!!! Huele a quemado!!!

– Mierda. Vamos a seguir escarbando.

– Mara, no lo vamos a sacar…

– Pero no podemos abandonar…

– Llama a una grúa.

– Pero es que sería tan guay que lo sacáramos nosotras solitas!!

– Que llames a asistencia en carretera!!

– ¿Para qué te pones el chaleco reflectante? Si por aquí no pasa nadie.

– Que llames. Vamos dentro del coche.

– No Vero, ¿no ves todas las piedras y el barro que hay aquí? Como caiga una laja grande nos empuja por el precipicio o nos aplasta.

– JODER, no me acojones más. ¿Dónde está la sombrilla? Me estoy calando…

– Pero Vero, no te pongas justo en el cauce, que te puedes morir igual…

17:20

– He visto la grúa subiendo!! Ya vienen!! Grábalo.

– Vale.

– Hola buenas tardes. Creo que lo mejor es que pase por este ladito junto al precipicio y tire del coche para atrás.

– Hola. No sé si cabe el coche por ahí… De todos modos, ¿le importa que intente arrancarlo yo?

– Ehm… (¿Se cree que porque estoy calada, debajo de una sombrilla y me he quedado atascada en el barrizal soy tan retrasada?) Casi le quemo el embrague intentando sacarlo, pero bueno… Como usted vea.

19:27

Vero y Mara llegaban a casa, muertas de frío, tras pasar por un taller para que revisaran daños y perjuicios y sortear numerosos nuevos obstáculos en la carretera del bosque, donde bien podrían haber sido víctimas de un ataque zombie o de la niña de curva.

FIN.

PD: Soy de la Mutua 🙂

Advertisements
Categories: Personas y personajes, Sensaciones, Soy una pro | Tags: , , , , | 3 Comments

Post navigation

3 thoughts on “¡¡Vamos a morir todos!!

  1. Silvia

    Estoy secándome las lágrimas disimuladamente (estoy en el curro)…

    Vaya aventuras… Por favor, no más temeridades, que os quiero enteras el finde que viene…

    Por cierto tengo una cosita para vosotras de parte de Ciao Bacalao 😊. A ver si os pica la curiosidad y consigo que intentéis mantener la vida lo que queda de semana…

    En fin, cuidaros mucho viborillas!
    Un besito

    Silvia

  2. Rosy

    jajaa me parto Mara!!!!!con tu forma de escribir consigues q el lector se meta tremendamente en el papel. Ahora solo pienso….q no llueva en el puente de Diciembre jejejej

  3. Ciao Bacalao

    Juas juas juas! Ay amores! Si ya os echaba de menos, ahora que he leído esto, me he muerto primero de la risa y luego de la envidia por haberme perdido tan gloriosos momentos! Ni el “sinpa” de Denia fue tan bueno como lo que acabo de leer. Hasta se ha despertado Paco del estallido de risa incontrolable que me ha entrado!
    I miss youuuuuu!
    PD. Ya me diréis si os gusta lo que os ha traído Silvia de mis partes 😉

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: