Empanadilla

Cierro los ojos tratando de encontrar una analogía que describa con precisión mi vuelta a Madrid y llega, de entre las tinieblas de la imaginación, a mi mente, el sketch de las Empanadillas de Móstoles de Martes y Trece. Y no solo porque mis amigos me dicen que he vuelto empanadilla, no. Os cuento…

Mi primera noche en la urbe fui víctima de la invitación “a cenar en casa” de mi amiga Rosy. Mi amiga Rosy tiene un piso muy molongui en Móstoles. Nuevo. Súper cuqui. En Móstoles. Quedamos a las 19:30h. En Móstoles. Así que cogí el coche de mi madre y recé a Jesusito, a Yaveh y todos los dioses del alfabeto hindú por que no hubiera mucho atasco en la M30. 20 minutos después había perdido la fe hasta en el ateísmo. 1 hora 40 minutos después estaba invocando a Satanás, tras pasar por tres peajes y saludar a un señor que me encontré en Griñón. Por fin llegué a casa de Rosy, que gracias al cielo calmó mi estrés con sonrisas, una cervecita fresca y una cena riquísima. Menos mal.

La segunda tarde en Madrid quedé con mi amigo David y mi amiga Fátima. Fuimos a tomar unas copichuelas. Con el primer gin-tonic ya estaba chispá. Con el tercero me empecé a quedar dormida de pie. A la mañana siguiente me sentía como si me hubiera comido un kilo de ostras muertas. Alcoholes destilados nunca mais, que creo que en La Gomera he desarrollado una alergia, o algo.

Mi tercera velada tuvo lugar en el Wagaboo. Menudo acierto. Esto es en serio y no pretende en absoluto ser una ironía. La cena estaba ñam ñam ñam. Además, la compañía era maravillosa: Andoni, mi mejor amigo de la adolescencia, y mis más mejores amigüitas del cole, que se encuentran en plena gestación o en proceso de crianza de sus hijos. Qué obviedad si dijera que aquello parecía más un brainstorming para el próximo número de “Tu bebé” que una reunión de treintañeras locas. Ganas de cortarse las venas con la cucharilla del café en aumento. A las 12 ya estaba tan agotada psicológicamente que me perdía la mitad de las coñas. Que estaba “agomerada” me decían. Ay.

Anoche no fue mucho mejor. Era el cumple de Leo y nos juntamos por La Latina un grupo más majo que las castañuelas. Pero qué horror. Gente por todas partes, gritando como si quisieran que les escucharan en Segovia. ¿Por qué gritaba tanto todo el mundo? Yo estaba medio intentando integrarme, medio intentando acallar las voces de mi cabeza, que gritaban más alto que las del bar y me estaban volviendo loca. Para regresar a casa, una odisea: Esquivar a toda la gente que te invita a meterse en sus garitos o intenta ligar con tu amiga, bajar al metro, esperar, hacer transbordo, salir, caminar, y 45 minutos después, al fin meterse en la cama. Uf.

No sé cómo serán los días que me quedan, pero he de confesar que estoy estresada, que me siento más perdida en mi propia ciudad de lo que nunca pensé que estaría. Aquí están las personas que más quiero, pero el ritmo de la ciudad me agota. Con lo tranquila que estaba yo en Alajeró, con mi playa de En Medio, mis Doradas y mis 22 graditos… Miau.

Advertisements
Categories: Personas y personajes, Sensaciones | Tags: , , , , , , | 2 Comments

Post navigation

2 thoughts on “Empanadilla

  1. Rosy

    En una semanita te has adaptado a la vida en la gran ciudad y no querrás irte 😉
    Me alegro de que te gustase mi casita, la próxima vez seguro q llegas en los 35 min q estima el gps jeje 🙂
    Te veo el viernes!!!!

  2. Vero

    ay, estás agomerada perdida, no me puedo creer que 4 meses en La Gomera hayan formateado toda una vida de metrópoli….!! Te estamos perdiendo, sniffff…. =(

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: