Vacaciones en Israel – 1ª Parte

Israel. Sí. Allí decidí pasar mis vacaciones. Casi 3 semanas. Y la gente me dice ¿Pero no había otro sitio? Y yo les contesto: Sí, pero en la primera fila y separados, que luego te duele el cuello y cada uno por un lado no puedes ni comentar las vacaciones. Tooodo tonterías. En un principio la idea era ir a Gandía, pero, cosas del destino, al final no salió, y nos fuimos pa Israel.

La primera escapada desde Bat Yam, nuestro campamento base, fue el norte, una ciudad llena de historia que, a pesar de encontrarse en Israel, tiene un gran índice de población de origen árabe. Los más aplicados habrán adivinado que, efectivamente, me estoy refiriendo a Acre. Recorrimos los túneles de los templarios, paseamos por la ciudad y el puerto y cuando decidimos ir al hotel…

– ¿Cómo que el hotel está construido en la muralla de la ciudad? ¿Qué hotel has reservado? ¿Quieres que duerma en medio de una ciudad de ÁRABES? ¿Quieres QUE ME MATEN?

– Creo que estás exagerando. Si tenías algún problema, me lo tenías que haber dicho cuando hice la reserva, no ahora.

– Me niego a dormir ahí. Vamos a cancelar la reserva ya mismo.

– No se puede. La hice con Booking.

– Pues esto es una mierda. No y no. Yo no duermo ahí.

– No perdamos la cordura. Es un hotel súper bien valorado. Vamos a verlo.

– Vamos a ir, pero a cancelarlo.

2 horas después, tras haber hecho el check in y haber flipado con el hotel y la habitación…

– Mara, qué guay, creo que hemos reservado el mejor hotel de la ciudad.

– ¿¿¿???

Cenamos shawarma por 245ª vez en 4 días en un local muy “auténtico”, en el que tenían sintonizada Alyazira Sports, retransmitiendo un partido del Barsa dos señores con turbante, túnica y barba de 2 años, que si no llega a ser por las imágenes de Messi, hubiera pensado que era un comunicado de Alqaeda. El shawarma bien, no obstante.

 Al día siguiente condujimos hasta el Mar de Galilea. Espectacular. Tras comer otro delicioso shawarma, decidimos hacer una caminata en la naturaleza. Había vacas, cigüeñas, tortugas… A mí también me pareció sorprendente, pero juro que en la carretera había TOR-TU-GAS. Y a los lados se extendían infinitos prados repletos de flores, que de no ser por la alambrada electrificada y los carteles de “DANGER: MINES” hubieran hecho las delicias de cualquier película bucólica infantil (no bélica).

– ¿Y esto?

– Psá. Nada, que estamos pegados a la frontera con Siria.

– Aha. ¿Y vamos a caminar por el campo en una zona llena de minas? No sé si me gusta mucho la idea…

– Que sí mujer, no pasa nada.

– ¿¿¿???

– Escucha… ¿Oyes eso?

– Sí, hace un rato.

– Son bombas de los sirios, que están entrenando.

– ¿¿¿???

Al final llegamos a un sitio precioso junto a una cascada y yo no podía quitarme de la cabeza la canción de Pocahontas. Cruzamos el río y ni me caí al agua. ¡Ni pisamos una mina! Todo normal. Bueno, muy bonito. Volvimos al hotel en Tiberias tras cenar no me acuerdo quAH SÍ, SHAWARMA, y nos dormimos como bebés después de un día lleno de emociones y colores en el viento descubrir…

Imagehttp://www.youtube.com/watch?v=WU6WFNkEK44

Advertisements
Categories: Uncategorized | Tags: , , , | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: